Catedral de Palma y alrededores

Pasear junto a tu cámara es un acto de soledad.

Soledad de individuo aunque te rodee la inmensidad de una ciudad que temprano duerme,

solo encuentras con tipos solitarios que como tu mismo

hacen cosas extrañas como mirar la cercanía del mar.

Una sombra que entre las paredes de un edificio

te pide fuego para salir de su insimismidad.

Anuncios